Un Cueto genuino sería clave para los Gigantes

Manolo Hernández Douen

Los Gigantes de San Francisco se fueron a pique en 2017 por un vendaval de razones.


Johnny Cueto y Brandon Crawford entretienen a los aficionados de los Gigantes en AT&T Park. (Foto: cortesía de Erwin Higueros, San Francisco Giants).
Una de ellas fue que no tuvieron su acostumbrada consistencia en la rotación.

Ganador de 18 partidos con una estupenda efectividad de 2.79, así como cinco juegos completos como parte de sus 219.2 episodios de trabajo, caracterizaron en 2016 al verdadero dominicano Johnny Cueto.

Pero en 2017 se vino a menos, en un año que comenzó con la pesadilla de la enfermedad de su padre en la aurora de los Entrenamientos de Primavera y que incluyó posteriormente problemas por ampollas.

El derecho de la tierra del merengue que acumula marca de 122-83 en las Grandes Ligas también enfrentó la incertidumbre de que si adoptaba o no su opción contractual con miras a la campaña de 2018.

Todo eso quedó en el pasado y tanto el dirigente de los Gigantes, Bruce Bochy, como el propio Cueto, esperan que 2018 sea una temporada para reverdecer laureles.

“Es agradable saber que eso [la situación contractual] ya ha terminado”, comentó Bochy. “Es grandioso saber que va a ser uno de los pilares de nuestra rotación. Estamos contentos y estoy seguro de que Johnny también lo está”.

Con la expectativa de volver a lo grande, Cueto sumó su entusiasmo a los Gigantes para celebrar con los seguidores de la novena en el Festival del Fanático en San Francisco a comiezos de febrero.

“Me quedé, porque me gusta estar aquí, me gustan los aficionados, me gusta el ‘staff’ que tienen los Gigantes, me gusta la ciudad”, expresó el dominicano a Béisbol por Gotas, luego de tomarse decenas de fotografías junto a la fanaticada presente en AT&T Park, en compañía del estelar paracorto Brandon Crawford.

A sus 32 años de edad recién cumplidos, Cueto, ganador de 20 juegos con los Rojos de Cincinnati y segundo en la votación del Premio Cy Young de la Liga Nacional en 2014, sabe que tiene mucho que aportar a los Gigantes en 2018 y años subsiguientes.

“Había una situación bastante fea con mi padre, gracias a Dios todo está bien”, recordó Cueto del muy mal rato que vivió su familia en la República Dominicana, mientras Bochy y el resto de su tropa se preparaban en Arizona.

“Ese año pasado me fue bastante mal, pero eso ya se me fue al olvido”, aseguró el serpentinero que fue clave en la coronación absoluta de los Reales de Kansas City en la Serie Mundial de 2015. “Es un año nuevo. Vengo a fajarme, a trabajar fuerte, a ayudar a mi equipo, a mis compañeros”.

La recuperación de Cueto y el retorno a plenitud del zurdo Madison Bumgarner luego de un accidente de motocicleta que puso su carrera en peligro, son dos de las razones por las cuales la novena de naranja y negro aspira a brindarle a sus aficionados una justa muy diferente a la que estuvo a punto de perder 100 juegos en 2017.


“Veo el equipo bueno, tanto por los bateadores como por los lanzadores”, proclamó Cueto. “Quiera Dios que estemos unidos.Vamos a ver lo que pasa. La pelota es redonda”.

Independientemente de lo que pase en el diamante, Cueto anda como muchacho con juguete nuevo por el hecho de que Vladimir Guerrero se convirtió en el primer quisqueyano de posición que es electo al Salón de la Fama del Béisbol de Lujo.

“Eso es un orgullo para mi y para todos nosotros los dominicanos”, elogió Cueto con una sonrisa a flor de labios. “Lo felicito”.

Hasta pronto y, por favor, nunca pierdan la esperanza. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias de antemano

Sus comentarios sobre los temas publicados son bienvenidos siempre y cuando sean emitidos en lenguaje respetuoso a todos nuestros lectores. Todos los puntos de vista son de la responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente la línea editorial de beisbolporgotas.com.